miércoles, 10 de agosto de 2011

Lali en Revista Luz

Desde los 10 años tiene un séquito a disposición por ser una de las niñas mimadas de Cris Morena. Se consagró con la banda TeenAngels (surgida de Casi Ángeles), se convirtió en una auténtica it girl que se declara experta en automaquillaje y probó tratamiento de beauty exóticos en sus giras por el mundo. Desde pasado mañana intentará conquistar a Facundo Arana en Cuando me sonreís, la tira televisiva.

A los 10 años se escapó de su casa en Parque Patricios con Ana, su hermana mayor, para ir a hacer un casting en Canal 9 sin saber que la convocatoria era para pertenecer al dream team de Cris Morena. Fanática de Chiquititas, luego de viajar en colectivo con “destino incierto”, llegó, se anotó, hizo cuadras de cola, y se frustró. No pudo mostrar su talento, se fue endiablada, fiel al estilo de una libriana que está casi en el límite con Escorpio.


Pero una cámara captó su imagen mientras esperaba en la vereda. Y la descubrió. Días más tarde, Mariana Espósito contestaba un curioso llamado que la convocaba para hacer su primer papel en aquella tira para niños con la que soñaba todas las tardes. “Hice de nene – rememora quien hoy interpreta a Mili en la nueva telenovela Cuando me sonreís – con gorrito y jardinero, y de a poco fui saliendo del capullo. Mi momento de brillo vino con Casi Ángeles. Aprendí al lado de Cris Morena; cerca de ella viví todas las etapas profesionales y personales: la adolescencia, mi primer novio -Peter Lanzani, compañero de trabajo con el que estuvo 3 años- y a los 13 ¡conocí mi primera crema para la cara! Es que ella fue quien me inculcó la concepción de un cuidado integral del cuerpo. Como si fuera mi gurú me dio consejos, entre ellos no fumar y no salir mucho de noche para conservar bien la piel” cuenta con un aire de desprotección ya que está a punto de debutar sin el respaldo de su madrina (en Telefé junto con Facundo Arana y Julieta Díaz).

Descubrió que acostarse temprano le hacía bien y que comer sano no era sinónimo de ensalada, sino de comida casera. “Nunca tuve problemas con mi cuerpo porque si bien jamás pisé un gimnasio bailo 6 horas por día desde que trabajo en esto. Bailar te levanta todo, y principalmente el espíritu”, recomienda emulando a una coach emocional.

Las giras por el mundo la llevaron a probar tratamientos exóticos de belleza, como el que realizó en el Mar Muerto: “Intentaba sumergirme en sus aguas y por supuesto no pude, porque la densidad de la sal te hace flotar. Después me tiré en un pozo de barro de los que suelen encontrarse en esa región de Jordania. Fue algo increíble porque me dejó la piel de un bebé. No quiero parecer una hueca invitando a todos a algo inalcanzable; lo cuento para advertirlos de que aquí existen líneas con fango de esa zona que funcionan con el mismo efecto”, describe y acota. “Eso sí – advierte- no se depilen antes de someterse a esto porque la sal penetra en los poros abiertos como si fuera una navaja. ¡Morís de dolor!”.

A pesar de tener todo servido, ella trató de no matar su instinto y seguir probando make up o secretos de herencia en su casa. “Siempre miraba a las maquilladoras del canal -rememora- al punto que aprendí a automaquillarme. Entendí que lo que más me rinde es delinear mis ojos con negro, en trazo grueso, con una línea que me los achina. Después descubrí una crema dorada, que da un satinadito que se ve muy bien con el efecto del High Definition de la nueva televisión, algo que cambió las técnicas. Aunque me asisten desde chiquita y me dicen cómo lookearme y qué ponerme, busco mi propia onda. No voy mucho a la moda, puedo llevar algo extraño y defenderlo con hidalguía. De repente me levanto rocker y salgo con tachas y borcegos; otros días estoy en cheta y me pongo un jean, botas y una remerita chic.”

Con la naturalidad con la que describe este paso a paso, siempre afrontó las fotos de las revistas que, dada su exposición, vivieron haciéndole guardias periodísticas. “Lo más pecaminoso que pudieron lograr fue alguna cena en Palermo, cerca de mi casa, con Benja – se refiere a Benjamín Amadeo (otro ex-Casi Ángeles). N de R: su novio desde hace un año. ¡Somos re locos!”, bromea.

El momento de la producción se acerca y ella, en un gesto sagaz, intimida al fotógrafo al verlo entrar: “¡Aquí está la esbelta modelo que pensabas encontrar!” se presenta a su forma, exponiendo su metro y medio de humanidad con el mismo desparpajo con el que donó un short de su propiedad para un sorteo entre los fans como si fuera una verdadera joya de la casa de subasta inglesa Sotheby´s.



0 Fans Comentaron :

Publicar un comentario

Por favor no SPAM, ni insultos. Muchas gracias por tu comentario, realmente lo apreciamos! :)